El código QR es un modulo bidimensional que se usa para almacenar información de la misma forma que lo hace un código de barras. Se caracterizan por tres cuadrados en sus esquinas que permiten detectar la posición del código al lector, de esta forma permite, a diferencia del código de barras, almacenar información y ser leídos de forma tanto vertical como horizontal pudiendo ser leídos desde todas las direcciones (360º), por lo que la posición del código y del elemento lector no es un detalle critico. Otra característica importante es la capacidad de almacenamiento, 7.089 caracteres numéricos o 4.296 alfanuméricos, la cual es mayor comparado a otros códigos.
Además los códigos QR pueden corregir errores, pudiendo restaurar los datos si parte del código está manchado o dañado, llegando a restaurarse hasta el 30% del código si este está deteriorado, manchado etc.
Pero sin duda la característica más importante de estos códigos es la total integración con los teléfonos móviles, los cuales  se posicionan en el primer lector de códigos y la proliferación de aplicaciones para decodificación y lectura en su mayoría gratuitas debido a su código abierto.